Niñas casándose con adultos: la terrible realidad infantil en los Estados Unidos.


Ya es hora de proteger a los niños.

Todos hemos oído hablar alguna vez de una historia lejana que involucra niños casándose: casi siempre es una ficción romántica que los pone en el altar con sus amores de la escuela. Bueno, para quienes no lo sabían, el matrimonio infantil sí existe. Y no, no es entre niños.

Tampoco es algo que pasa solo en ceremonias religiosas de culturas lejanas. En Estados Unidos es una práctica normal, y hasta bien vista por algunas personas.



La edad

A pesar de que, generalmente, se asume que es necesario tener 18 años para poder casarse en Estados Unidos (después de todo, se está firmando un contrato legal), desafortunadamente, hay estados en los que la realidad dista bastante de eso. 

Durante el 2000 y el 2010, la organización Unchained At Last (Desencadenada Al Fin en español), reveló una cifra alarmante: 248,000 niños se habrían casado en el país durante esos años. Un 85% de esa cifra total, correspondía a niñas.



Las niñas

Dentro de ese universo de niñas que aún no cumplían los 18 años y ya estaban casadas, un 78% de ellas contrajeron matrimonio con hombres adultos. Según Unchained At Last, muchas de esas uniones hubiesen constituido una violación si no se hubiese legalizado nada en el papel.

A pesar que las leyes varían según el estado, en 27 de ellos (más de la mitad) no hay una edad base para poder casarse. Y, de todas maneras, los estados más “severos” con la relación edad-matrimonio, establecen que la edad base son los 17 años, pero puede llegar a establecerse un acuerdo para bajarse a 14 años para los chicos, y 13 para las chicas. 



Las Leyes

Esas leyes de estado pueden requerir consentimiento de los padres, o simplemente, la firma de algún funcionario público que permita la unión. 

El único estado que exige tener 18 años (y en su defecto solo se puede ser un joven emancipado de 16 o 17 años), es Virginia. 

Según Unchained At Last, durante el período 2000-2010, no era extraña la práctica de que chicos de 12 años migraran a los estados de Carolina de Sur, Louisiana, y Alaska para poder casarse.

La clase política se está rehusando a ver el matrimonio infantil como algo que destruye vidas, y muchas veces fuerza a los niños a situaciones altamente abusivas. El diario The Independent, reveló que, durante el 2001, tres niñas de 10 años se casaron en Texas con hombres de 24, 25, y 31 años. Usualmente, eso sería tomado como pedofilia. Pero, en al menos 27 estados, los funcionarios pasan estas leyes como si fuesen un trámite normal.



Es hora de que el llamado “país de las oportunidades” defienda a sus niños.